PALABRAS PARA LOS BACHILLERES EGRESADOS DEL LICEO BOLIVARIANO LUIS BELTRAN PRIETO FIGUEROA AÑO 2011-2012


Dircurso: Estudiar bien vale la pena
Acto de graduación de los Bachilleres del Liceo Bolivariano "Luis Beltran Prieto Figueroa, Palo Negro 30 de Julio de 2012
En este importante momento de la vida de los graduandos, que hoy van a coronar con éxito una etapa más de sus esfuerzos, en lo que cabe perfectamente el reconocimiento de todos los que han contribuido con ello, (padres, madres,  representantes, docentes y demás auspiciadores de este magnífico logro) que los colocan a las puertas de una crucial etapa de la vida: La Educación Universitaria. Etapa dentro de una positiva visión de la vida la cual lleva implícita la alegría, las metas, los esfuerzos y la búsqueda de la prosperidad, si claramente ese propósito tenemos …  vida para honrarla, para  cuidarla, para dignificarla, y para mejorarla, vida para mejorar el mundo, si así no los proponemos. Me siento orgulloso de poder estar hablándoles a nuestros Jóvenes que comienzan una nueva etapa, la cual está ligada al éxito de esa incursión que demuestra una y otra vez que “estudiar, bien vale la pena”.
En la solemnidad de este acto, en el que cada segundo, el gentilicio de ser venezolano nos recuerda que ya forman parte del tesoro humano del presente y del futuro de esta hermosa y fecunda patria, y en la plenitud de esta oportunidad es propicio el homenaje a la memoria del Bicentenario de un documento histórico que marcó un hito en la epopeya de nuestra independencia, documento realizado por nuestro Simón Bolívar, ese gran batallador humanista amante de la libertad, la solidaridad y la igualdad, legado de la primera declaración de los derechos del hombre, gracias a La Ilustración y dentro del marco de la Revolución Francesa. Juan Jacobo Roseau fue el máximo exponente de esa época que vivió inspirada por el romanticismo basado en esos principios; el cual pudo impregnar a todos los revolucionarios de los cinco continentes, incluyendo a Simón Rodríguez maestro del Libertador. Simón Bolívar, su discípulo, no podía quedar al margen de ese fervor republicano y en vez de dedicarse a vivir a expensas de su gran riqueza y su condición de mantuano, se dedicó a la lucha revolucionaria. Hace doscientos años, Bolívar, sale del país y llega Curacao y luego a la Nueva Granada. Allí, el 15 de diciembre de 1812 escribió su primer documento, el Manifiesto de Cartagena, donde expone las causas que condujeron a la pérdida de la Primera República y advierte a los neogranadinos sobre la necesidad de unirse para derrotar al enemigo. Estas causas, según Bolívar fueron:
1. El régimen de tolerancia seguido por las autoridades republicanas; considerado como débil e ineficaz. La doctrina en que se apoyaban, determinó que “a cada conspiración sucedía un perdón y a cada perdón sucedía otra conspiración que se volvía a perdonar”.
2. La carencia de un ejército regular, disciplinado y capaz de presentarse en el campo de batalla a defender la libertad. Los milicianos que salieron al encuentro del enemigo, ignorando el manejo de las armas, y no estando habituados a la disciplina y la obediencia, sin una conciencia clara de lo que hacían pues eran reclutados y alejados de sus familias,. fueron arrollados por el enemigo, a pesar de los heroicos y extraordinarios esfuerzos que hicieron sus jefes por llevarlos a la victoria.
3. La disipación de las rentas públicas evidenciada en gastos inútiles y especialmente en sueldos de oficinistas, secretarios, jueces, magistrados, legisladores provinciales y federales dio “un golpe mortal a la República”.
4. La adopción de la forma federal de gobierno. Bolívar era partidario de gobiernos fuertes y centralizados: “Nuestra división, y no las armas españolas, nos tornó a la esclavitud”.
5. El terremoto del 26 de marzo de 1812 y el fanatismo del clero en relación con el fenómeno fueron para Bolívar una causa importante e inmediata de la ruina de Venezuela.
Después de enumerar y analizar estas causas, Bolívar consideraba necesaria la ayuda de la Nueva Granada para reconquistar Caracas y propuso un proyecto de Campaña para marchar a Venezuela “a libertar la cuna de la independencia colombiana”.
Si bien las causas señaladas por Bolívar son las que contribuyeron a la pérdida de la Primera República, considero necesario destacar, que también presencia de las luchas de clases, como motor de la historia, dentro de esa realidad, dieron definitivamente al traste con la República, pues había una gran hostilidad de las masas populares frente al nuevo gobierno de puros “mantuanos”. El movimiento de 1810 y la declaración de Independencia beneficiaban directamente a esa clase social de rancio abolengo, y la población, lógicamente tenía que sentir antipatía ante un movimiento que favorecía económica y políticamente al sector cuyo criterio social excluyente era muy notable. A esto se unía la influencia que ejercía el clero, quien manipulaba y acusaba a los republicanos de ateísmo. Es decir que no creían en Dios.
Extrapolando ese análisis de la caída de la primera república a la realidad, pudiéramos analizar la caída de la IV República, tomando en cuenta varios factores como el Caracazo de 27 de Febrero de 1989 y el alzamiento cívico militar del 4 de Febrero y el 27 de noviembre debido a la corrupción y el deterioro moral en la que habían sumido a la nación entera. Ejemplos como los sucesos de la masacre del Amparo, de Cantaura y de Yumare, el caso de corrupción multimillonaria de la fragata  “Sierra Nevada” y la malversación de fondos del Erario Nacional en cada período constitucional todo lo cual evidenciaba la descomposición del país, asesinatos, torturas y desapariciones en un período que duró cerca de cuarenta años, hasta 1998, situación que implica para los venezolanos del presente una transcendencia fundamental que tiene que ver con la presencia de los valores humanos, sociales y culturales que auspiciaron tan magnífica gesta heroica de repercusión mundial.
Cabe mencionar algunos de los valores presentes en el discurso de Bolívar como La perseverancia, el bien común, la autocrítica, la reflexión, la solidaridad, la filantropía, el Amor al prójimo, la complementariedad y el humanismo que debería ser un modelo a seguir  para cada venezolano.
Bolívar no se amilanó ante la caída de su primer intento, sino que se armó de valor y reflexionando sobre las causas de la derrota, supo sobreponerse como el ave fénix, ave que se levantó de sus cenizas al intentar cualquier cantidad de veces hasta que lo consiguió todo por Venezuela y por la independencia de varias naciones hermanas.
 El mismo ejemplo puede ser tomado en cuenta por Ustedes, jóvenes que lo intentaron muchas veces y no siempre salió todo como lo querían, pero esas derrotas para la mayoría sirvieron para fortalecer la voluntad y animar las ansias de lograr su superación y hoy están aquí, dispuestos a seguir adelante, sabiendo que este nuevo reto es definitorio hacia el tipo de vida que llevarán por siempre, quien se prepare, conseguirá la llave que abre la puerta de un presente y futuro mejor, el que no lo haga sabrá que el camino será cuesta arriba y si consolida lo deseado no será con la misma facilidad. ¡Jóvenes!, estudiar vale la pena, lo que se obtiene a través del estudio es un don sabiduría pura …. que nunca se pierde,  a través del tiempo perdura.
Para terminar, permítanme esta remembranza … quedaron y quedarán por los salones y pasillos de nuestra institución, los sueños hecho realidad y esperanzas que hoy tienen en sus manos de quienes hace cinco años iniciaron su recorrido en medio de fortalezas y debilidades, aciertos y desaciertos; momentos felices y otros no tan felices, en medio de esa realidad educativa confeccionada para el crecimiento humano y académico, a fin de forjarles un próspero horizonte que está hoy al alcance de todos, tantas cosas que recordar, Jóvenes … se van de la institución pero queda la certeza en nosotros los docentes de que son Ustedes la promesa de un porvenir venturoso, Ustedes juntos a miles de jóvenes más de toda la geografía nacional, constituyen la esperanza de un buen destino, que desde sus raíces, reclama su justa participación y protagonismo. Es una nueva generación que viene dispuesta a asumir el compromiso con la vida, la sociedad y con la patria venezolana y latinoamericana. Una generación que debe recordar que el verdadero impedimento para no lograr lo que uno quiere comienza con una actitud basada en solo magnificar lo negativo, en no perdonar nuestros propios errores, en ser incapaces de cerrar las heridas del pasado, en no tener ilusiones y en no proyectarnos hacia adelante. Vivamos proactivamente todos bajo el mismo cielo, pero alcanzando nuevos horizontes. Recuerden que no hay viento favorable para los que no saben a qué puerto se dirigen. Y no olviden ser persistentes en alcanzar sus metas, comprometan en sus deseos todos los empeños, de sus más nobles propósitos nunca dejen de ser los dueños y no permitan que nadie les robe sus sueños. Gracias. Mil bendiciones a todos.
                                                                                   Autor: Lic. William Manzanilla
                                                                                    Orador de orden

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

... tu comentario vale un mundo para mí.